Se acaba el verano

Se acaba el verano.

Para los que hayáis tenido la suerte de tomar vacaciones y marcharos lejos en busca de otros paisajes, o quizás dentro de nuestro país, inmersos en alguna campaña de exploración, comienza una nueva temporada.

Esperamos que de todas esas actividades recibamos vuestras noticias y conozcamos los resultados de vuestras exploraciones.

La vorágine de actividades de éste verano va rompiendo con todo lo conocido hasta ahora y abre una gran puerta de grandiosos resultados, los sistemas subterráneos de nuestro país, concretamente tanto en el Norte de España, como en el Sur, nos dejan muestras del importantísimo patrimonio geológico que se esconde en sus profundidades.

La pena es el escaso apoyo que solemos recibir para llevar a cabo estas campañas de exploración; que sólo gracias al ímpetu de muchos compañeros y a la implicación continuada de espeleólogos de todas las provincias, se consiguen los esperanzadores resultados que estamos viendo continuamente.

Parece ser que algunos organismos aún no se han dado cuenta de la importancia que tiene en el conocimiento de nuestra tierra y sobre todo del patrimonio natural que el medio subterráneo nos muestra con cada nuevo pasaje que descubrimos y exploramos.

Seguimos soportando la desidia de las administraciones para llevar a cabo nuestras actividades, y en algunas comunidades, las trabas para realizar exploraciones se ven enredadas en cientos de documentos burocráticos que algunas veces nos llevan a desistir de llevar a cabo los trabajos.

Sería necesario, ya, buscar un fórmula para permitir que los espeleólogos pudieran realizar las exploraciones con la menor burocracia posible, que fuese ágil y que no obligue a estar previendo las salidas con más de dos semanas de antelación; es imposible conocer qué tiempo va a hacer dentro de tres fines de semana o cuantas incidencias pueden presentarse, para que después de haber solicitado un permiso este no pueda utilizarse por cualquier motivo.

Además, y hay que reconocer que ya algunas administraciones trabajan conjuntamente con la federación territorial correspondiente y la emisión de permisos es rapidísima, existen algunas que parece que aún están ancladas a principios del siglo XX. Los medios de comunicación permiten actualmente conocer al momento el estado de cualquier club y sus miembros, incluso el estado de las exploraciones que están efectuando.

No sería mejor crear un nexo de unión entre las administraciones de los parques naturales con las federaciones territoriales, que en verdad son las que gestionan a los clubes.
Concretamente en Andalucía, aún quedan muchos vacios que permiten que algunas empresas de turismo activo puedan copar las autorizaciones para diversas cavidades, mientras los clubes y espeleólogos que pusieron en valor esa cavidad se ven, en algunos casos, sin la posibilidad de continuar con cualquier proyecto; o para más desesperación multados por no contar con la autorización pertinente.

Creemos que ya es hora de sentarse, dialogar, consensuar acciones y poner en valor todos los trabajos que vienen realizándose, ya que olvidados en los cajones no valen para nada.

Sería bueno que esta nueva temporada de otoño e invierno comenzará con buen pie, y que comience a verse ya la luz al final del túnel.

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.