Lago y Galerías Fósiles de la Cueva Arratetako Koba

koba1Lago Subterráneo y Galerías Fósiles en un relieve residual. Arratetako Koba, Sierra de Aralar.

La Sierra de Aralar constituye el macizo kárstico más importante de Gipuzkoa (País Vasco), y se extiende también hacia el Este sobre el territorio de Navarra. La parte guipuzcoana se subdivide en varias unidades hidrogeológicas independientes, formadas en materiales carbonáticos de edades Cretácico temprano (complejo Urgoniano) y Jurásico (Duvernois et al, 1972; Galán, 1978).

La parte guipuzcoana ha sido estudiada sistemáticamente por la Sociedad de Ciencias Aranzadi a lo largo de los últimos 50 años y en ella se conocen hoy más de 700 cavidades, la mayoría de ellas simas. La parte Navarra de Aralar es más extensa y ha sido menos prospectada, pero alberga también un alto número de cavidades (Etxeberria et al, 1980; Galán, 1989, 2004).

En la parte NW de la Sierra, envolviendo a la unidad Jurásico Central, se desarrollan varios sistemas de cavidades en calizas Urgonianas. Uno de ellos es el de Errekonta – Osinbeltz, que atraviesa bajo el monte Ausa Gaztelu, extendiéndose desde el talweg y collado de Errekonta hasta la surgencia de Osinbeltz en Zaldibia (Etxeberria et al, 1982). Estas calizas constituyen la prolongación hacia el W de las calizas que afloran en el monte Txindoki, las cuales se adelgazan en bandas y presentan intercalaciones de lutitas y calizas margosas. Las aguas infiltradas en Errekonta (en la primera barra de caliza compacta) se dirigen hacia el W para emerger en la surgencia de Osinbeltz, a 260 m snm de altitud. La sima-sumidero de Errekontako leizea, situada a 650 m de altitud, desciende -240 m de desnivel y alberga el río subterráneo colector de la unidad, con un desarrollo de 870 m de galerías. Las pruebas de trazado con fluoresceína sódica efectuadas en la sima de Errekonta dieron positivo en el manantial de Osinbeltz. Algo más al E de Errekonta, recientemente localizamos y exploramos las simas de Labaien 1 y 2, y las cuevas de Katamotz 1 y 2 (una de ellas es también un importante sumidero), con algo más de 200 m de desarrollo de galerías, y cuyas aguas tributan del mismo modo al citado sistema subterráneo (Galán & Rivas, 2016).

Las cavidades que presentamos en esta nota pertenecen hidrológicamente a la unidad de Errekonta, y se localizan en la prolongación E de la primera barra caliza, pero a mayor altitud (850 m snm), bajo el collado Sur que separa la mole del Txindoki de la parte alta de la Sierra, sobre una afilada cresta denominada Arrateta, en terrenos del término municipal de Abaltzisketa. En esta barra era conocida una cavidad fósil, de corto desarrollo, denominada Urdanozuloko Aizpea (CEG nº 474), a 740 m snm de altitud. Gracias a la inestimable colaboración de Jon Zubizarreta (de Larraitz), quien nos señaló la presencia de otra cueva a mayor altitud, pudimos prospectar en detalle el sector y explorar esta nueva cavidad, Arratetako Koba, de 342 m de desarrollo.

koba2La cavidad resulta interesante, por su inusitada localización en la parte alta de una afilada arista, por poseer una red de galerías fósiles (con un extenso lago subterráneo), una gran diversidad de espeleotemas y otros rasgos geológicos de interés, así como por albergar un valioso ecosistema subterráneo, que incluye, entre otras, 11 especies de invertebrados cavernícolas troglobios.

Estos hallazgos ponen de relieve que las prospecciones detalladas, en macizos que se creía explorados y conocidos, pueden poner al descubierto la existencia de nuevas cavidades, las cuales pueden albergar interesantes especies cavernícolas y/u otros rasgos geo-biológicos de interés, incrementando de este modo nuestro conocimiento sobre el medio subterráneo de Guipúzcoa, el cual cuenta en la actualidad con más de 2.200 cavidades catalogadas.

Resultados

La cresta de Arrateta es la prolongación hacia el E de la barra de caliza Urgoniana de Errekonta, que atraviesa de E á W el monte Ausa Gaztelu (901 m snm). Por su ubicación geográfica Arrateta forma parte del flanco Sur del Txindoki (1.348 m snm) y NW de Auntzizegi (1.244 m snm). Los terrenos pertenecen al barrio de Larraitz (término municipal de Abaltzisketa).

Geológicamente las rocas aflorantes en la cresta son calizas micríticas con rudistas y corales del denominado complejo Urgoniano, de edad Cretácico temprano (Aptiense-Albiense). Las calizas compactas están limitadas a muro y techo por margas y lutitas, formando una barra arrecifal bien definida de 70 m de potencia media. El dispositivo estructural es subvertical y corresponde al flanco inverso de un pliegue próximo al frente del Cabalgamiento Norte de la Sierra de Aralar, el cual coloca toda la serie Jurásica con poco buzamiento sobre las calizas Cretácicas prácticamente verticales del frente N que forman los montes Ausa Gaztelu, Txindoki, Artubi y Balerdi (Duvernois et al, 1972). Los estratos de caliza masiva se encuentran invertidos, con buzamiento de 70-75º Sur (disposición subvertical), siguiendo una franja o barra de azimut E-W, paralela al frente cabalgante.

Remontando la barra hacia el collado Sur del Txindoki, en la cota 740 m snm, sobre el lado N, se localiza la cueva ya catalogada de Urdanozuloko aizpea, la cual forma un corto túnel entre dos bocas. Esta cueva seca, amplia y de morfología tubular, ya indica que se trata de un fragmento de una antigua cavidad, desmantelada por el avance de la erosión de superficie, que ha recortado la barra. El perfil longitudinal de la cresta presenta diversos recortes (por debajo de esta cavidad y a mayor altitud). La prolongación superior de la barra conforma una arista estrecha y afilada, que constituye un relieve residual, y en el que parecía del todo improbable que pudieran presentarse otras cavidades, sobre todo de cierta extensión. Sin embargo, al alcanzar la cota 850 m snm, sobre el abrupto y empinado lado Sur de la cresta, se localiza, semi-oculta por unos arbustos, la boca de acceso de Arratetako koba. Un poco más abajo la cavidad presenta una segunda boca, diminuta (de escasos 25 cm de diámetro).

Realmente esta localización resulta insospechada y a pesar de que la cresta es casi enteramente rocosa, las bocas no son visibles, salvo que se pase literalmente sobre ellas y, claro está, a pocas personas se les ocurriría recorrer esta arista secundaria, alejada de todos los senderos transitados del sector del prominente monte Txindoki y otras cumbres importantes de la Sierra. El hallazgo es debido a Jon Zubizarreta, quien acompañó a J.M. Rivas para indicarle la ubicación de la boca de acceso. Ambos efectuaron una primera visita, encontrando que se trataba de una cavidad extensa, con una red de galerías y, más sorprendente aún, con la presencia de un lago subterráneo, de aguas muy frías. A continuación, en una salida posterior de J.M. Rivas y C. Galán, se exploró en detalle la cavidad (excepto la continuación del lago), encontrando diversas especies de fauna cavernícola troglobia, y tomando datos de diversos rasgos geo-biológicos de interés. En dos salidas posteriores se topografió la cavidad y se completó la exploración del lago, colectándose fauna adicional mediante el empleo de cebos.

Las salidas efectuadas en 2016, en distintas épocas del año (primavera y verano), bajo variables condiciones meteorológicas, permitieron apreciar variaciones de interés en parámetros ambientales, ingreso de aguas de infiltración lenta, niveles del lago, y sobre la ocurrencia y abundancia estacional de las diversas especies de fauna cavernícola.

La Cueva Arratetako Koba

koba3La primera visita a la cavidad se efectuó ingresando por la pequeña boca inferior, a través de un arrastradero, que luego se amplía en galería algo más alta y estrecha, de desarrollo rectilíneo. Esta galería constituye el nivel inferior de la cavidad y enlaza con la galería principal cerca de la boca superior o boca de acceso, donde establecimos el punto 0 de la topografía.

La boca de acceso da paso, tras un tramo descendente en penumbra, a la galería principal, que es también rectilínea, amplia y sobre todo alta (hasta más de 7 m). Su sección general es triangular, con el lado Sur que sirve de techo siguiendo el buzamiento de un plano de estratificación y con el lado N orientado sobre una fractura vertical, probablemente de distensión mecánica. El plano y la fractura se extienden hasta la parte alta de la cresta, por lo que la parte más elevada del techo de la galería discurre a escasa distancia del tope de la arista en superficie. Este dispositivo se presenta también en la misma cresta, ya que su flanco Sur es concordante con el buzamiento, mientras que el flanco N es más vertical, verticalidad que viene determinada por la erosión experimentada y la ocurrencia de procesos de descompresión mecánica de la roca en la vecindad del vacío externo de la ladera.

La galería principal conecta con la del nivel inferior a través de un tramo estrecho, que sigue la misma red de fracturas. No obstante, los rasgos estructurales están en parte enmascarados por recubrimientos de espeleotemas, cuyos volúmenes aumentan a medida que se avanza hacia el interior de la cueva, en un recorrido que es ligeramente ascendente. A 100 m de la boca de acceso, estos recubrimientos de espeleotemas casi obstruyen el paso, presentando un tramo en gatera que conduce a la continuación.

Tras el paso estrecho cambia la morfología. Aunque en algunos tramos se observa el plano de estratificación, la sección de la galería adopta una forma subcircular o en “ojo de cerradura”, con su base más estrecha, pero muy amplia en la parte superior del conducto, el cual llega a formar una galería a un tercer nivel, más elevado. Tras una zona con suelo de gours se alcanza una sala amplia, profusamente decorada por espeleotemas, entre ellas grandes columnas y coladas estalagmíticas.

La sala forma un balcón aéreo y se divide en dos galerías. La inferior, continuación de la principal, tras un destrepe de -4 m presenta un lago subterráneo (cota -8), que prosigue en galería inundada. La superior continúa lateralmente hasta una ampliación, que prosigue ascendiendo a través de varias coladas estalagmíticas, con ampliaciones y un lateral ascendente. Tras remontar otros dos escalones en rampa, con grandes gours secos, la galería se estrecha y presenta otra gatera entre espeleotemas. Pasada la gatera sigue una corta galería, siempre con la misma orientación E, hasta otro estrechamiento cegado por espeleotemas. Este es el fondo de la cavidad, en la cota +8 m. El desarrollo de esta red de galerías (y sus laterales) totaliza 280 m.

La galería inferior inundada tiene aguas muy frías, de 4ºC en abril á 7ºC en julio, que no parecen fluir, sino que se acumulan como en un gran gours o lago de umbral estalagmítico. El nivel de este lago fluctúa más de 1 m, existiendo un nivel marcador de aguas altas, por debajo del cual las paredes y suelos están recubiertos de espeleotemas porosas subacuáticas. Por sus características, las aguas deben derivar de la fusión de la nieve acumulada en invierno sobre la cresta, por encima de la cueva. El lago se prolonga en galería a lo largo de 62 m, alcanzando 2 m de profundidad. El primer tramo del lago (incluyendo una corta galería bajo la sala) alcanza 28 m de longitud. La continuación fue explorada con uso de neopreno en aguas bajas por Daniel Arrieta, quien logró avanzar 34 m más hasta un paso estrecho obstruido por una estalagmita. Tras un estrechamiento en el fondo del primer tramo, la galería presenta una sección más amplia a 2 m sobre el agua y una parte inferior estrecha e inundada.

Avanzando en oposición por la parte alta se pasa otro tramo de 18 m, con una bifurcación. Una rama es un lateral sinuoso de 6 m y la otra prosigue en dirección E, con ampliaciones y estrechamientos, por donde se puede avanzar 10 m más hasta la estrechez terminal. El desarrollo total de la cavidad es de 342 m y el desnivel total (entre los puntos más bajo y más alto de la red) es de 18 m (-10 m; +8 m). Por lo que se trata de una cueva relativamente extensa.

koba4Las galerías de la cueva presentan una mezcla de componentes. Por un lado, los amplios conductos de sección circular o en “ojo de cerradura” indican que en el pasado existió una importante circulación hídrica a lo largo de la barra, en sentido E-W. De este drenaje quedan fragmentos, en la cueva de Arrateta y en la de Urdanozulo. Otro tipo de galerías, rectilíneas y de sección triangular, parecen de génesis más reciente, excavadas a expensas de fracturas verticales de descompresión mecánica, y limitadas a techo por planos de estratificación. El conjunto interconectado está a su vez enmascarado por la abundante profusión de rellenos de espeleotemas, que desdibujan parcialmente los rasgos originales.

Esta morfología sugiere que, a una importante actividad hídrica pasada, ha seguido una fase de fosilización y creación de conductos a expensas de fracturas, generadas al progresar la erosión de superficie (Maire, 1980). El rebajamiento de la barra, y la apertura de fracturas mecánicas, han sido seguidas por el ingreso de aguas de infiltración lenta, procedentes de las precipitaciones (pluviales y nivales), con continuación de la disolución y deposición de rellenos quimiolitogénicos, hasta la situación actual.

La cavidad presenta así una evolución compleja, con partes desmanteladas de una red activa antigua, a la que se superponen rasgos más recientes, de mucha menor actividad hídrica, sobre rasgos heredados propios de un relieve residual. Y es que la propia cresta, al nivel que sigue el trazado de las principales galerías, ha sido también recortada, hasta conformar en el relieve actual una afilada arista, con numerosas entalladuras a lo largo de su perfil longitudinal. De hecho, un buena parte de la misma, entre Arrateta y la continuación de la barra caliza en Katamotz y Errekonta, ha resultado completamente removida del relieve de superficie. Por ello la inusual posición alta de la red de galerías fósiles sobre la arista residual.

Ver el Trabajo completo en PDF:

http://www.cota0.com/wp-content/PDFS/ArratetaCave.pdf

Carlos Galán & José M. Rivas

Con la colaboración de: Laura Núñez, Marian Nieto, Juliane Forstner, Daniel Arrieta, David Arrieta, Koldo Barros & Lourdes Ferrán.

Laboratorio de Bioespeleología. Sociedad de Ciencias Aranzadi.

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.