Loreto Wallace

Un poco de su Biografía

Loreto comenzó su periplo espeleológico a comienzos de los años 70, y desde entonces se ha convertido es uno de los máximos referentes en la historia de la Espeleología Malagueña y Andaluza. Una de las primeras mujeres espeleólogas de la provincia de Málaga (o tal vez la primera en sentido estricto).

La biografía de esta mujer es singular y sus valores superan con creces el ámbito espeleológico. Exploradora incansable a ella se deben los descubrimientos de Sima Honda y Sima GESM, entre las miles de cuevas exploradas a lo largo de su vida.

Así, y gracias a las nuevas tecnologías, ahora se pueden seguir sus crónicas a través de su blog Memorias Subterráneas y también a través de la página del club que contribuyo a crear, GES de la SEM, en los primeros años 70.

Empezó sus actividades espeleológicas en la O.J.E. de Málaga, en el Hogar Cruces Pozos, el 26 de octubre de 1970.

En Abril de 1971 participó en el Campamento Regional del C.R.S.E. en Montejaque, que se organizó para localizar cavidades con vistas al próximo IV Campamento Nacional de Espeleología “Operación España-1971”, en el que entre otras actividades, realiza la travesía completa del Sistema Subterráneo Hundidero-Gato.

En Agosto de 1971, entró a formar parte del G.E.S. de Málaga, como socio fundador.

A lo largo de todos estos años, han sido muchas y diversas las exploraciones realizadas, destacando su participación en las primeras incursiones en la Sierra de las Nieves, que desembocaría en el descubrimiento de Sima GESM, bajando hasta los -315 metros en el equipo de punta en la 1ª Campaña de 1973.

En estos primeros años combina la práctica de la espeleología con la escalada, abriendo las primeras vías en las paredes de El Chorro, junto con otros compañeros del GES.

En otras provincias, se podría destacar la exploración de la Cueva Piscarciano, en Burgos, en el año 1974. En el extranjero, participó en la exploración de la Cueva de Wit-tandoum (Marruecos), realizada en 1980.

En 1988 publicó, junto con José A. Berrocal, el libro “Guía de las Cuevas de Málaga” editado por la Diputación Provincial de Málaga.

En 1.995 publicó junto con José A. Berrocal, el libro “Leyendas en Cuevas de Málaga”.

En 2007 publicó junto con José A. Berrocal, el tema: “Leyendas del agua en las cuevas malagueñas” en el Atlas Hidrogeológico de la provincia de Málaga.

En el Congreso de Priego 2008 se le otorgó el Escudo de Oro de la F.A.E.

En 2008 colaboró en el libro “El Karst de Andalucía”, con el tema: “Modos de vida y presencia humana en las cavidades andaluzas”.

¿Cómo llegaste a la Espeleología?

Capeonato TPV de Málaga

Desde muy niña siempre me sentí atraída por el mundo subterráneo.  Yo creo que en ello tuvo mucho que ver el hecho de que mi abuelo hubiera estado en la cueva de la Pileta en sus primeros tiempos, cuando aún no estaban ni tallados los escalones. Tenía un librito de Simeón Gimenez Reyna llamado “La Cueva de la Pileta”, que yo leía ávidamente.  Con doce años me decía: Yo bajaré su Gran Pozo. Durante una excursión familiar, en 1.970, visitamos la cueva y coincidimos con un grupo de jóvenes de la O.J.E. que realizaban su bajada. Inmediatamente les pregunté dónde se hallaban y les dije que yo quería bajar esa sima. Me dieron su dirección –supongo que bastante divertidos- ya que en esos tiempos era muy raro que una chica hiciera ese deporte. Al día siguiente me presenté en sus locales que estaban en un antiguo cuartel en la calle Tejón y Rodriguez, de Málaga.  A partir de ahí comenzé mis actividades espeleológicas.  ¡Y la primera sima que bajé fue el Gran Pozo de La Pileta de -72 metros!.

En la “Sima del Soldao”. Mollina, Málaga

¿Por qué ésta actividad? ¿Qué te reporta? ¿Qué has encontrado en la Espeleología que otra actividad no te ofrezca?

Se ha dicho hasta la saciedad que el Mundo Subterráneo es el Séptimo Continente, que es un mundo por descubrir y los únicos lugares en los que aún se tiene el privilegio de entrar en sitios que el ser humano nunca ha pisado antes. No por repetido, es menos verdad.  En las cuevas he satisfecho, en primer lugar, mis anhelos de aventuras. Cuando eres joven es lo primero que buscas. Después penetras en una cueva y… los ojos se te llenan de la belleza que te rodea. Y quedas atrapado para siempre.

Yo creo que el verdadero espeleólogo siempre mantendrá el contacto con este mundo subterráneo, en la medida de las posibilidades físicas que tenga según el momento de su vida. Las cuevas son nuestra droga, estamos enganchados a ellas y no nos pueden faltar. Sentimos la llamada de las profundidades, y es imposible de resistir. En las cuevas encontré amigos que aún conservo, y tengo el sentimiento de que mi vida hubiera sido muy distinta si no me hubiera dejado seducir por esa llamada.

¿Cómo era la espeleología cuando tú llegaste?

Fundamentalmente un club de Espeleología era un grupo de amigos que salíamos a hacer cuevas. Teníamos una sede que todas las tardes estaba abierta. Fuera el dia de la semana que fuese siempre te encontrabas a alguien pasando el dibujo de una topografía, arreglando el material, ó simplemente charlando. Las salidas del fin de semana se programaban allí. Nadie tenía medios de transporte propio, por lo que una salida suponía desplazamientos en autobús y un gran pateo para llegar al lugar de la cavidad, ya que tampoco existían muchos de los caminos que hoy cruzan la sierra para el control de los incendios, y que permiten acceder a un automóvil.

Loreto, despues de aperturar la Vía del Chivito, en El Chorro.

Todo estaba por hacer y descubrir. Las sierras eran prácticamente vírgenes espeleológicamente. En Málaga, el primer grupo de espeleología se había creado de la mano de Antonio Gálvez en 1.957, sólo trece años antes de que yo comenzara, y la primeras cuerdas de perlón no habían llegado hasta finales de los sesenta. Teníamos muy poco material, y en cuanto a las técnicas éramos autodidactas. La Espeleología no tenía aún federación propia, se organizaba en los distintos comités regionales que  dependían de la Federación Española de Montaña. Es durante la década de los setenta cuando se inicia el gran despegue de nuestro deporte, y se comienzan a explorar las grandes cavidades con las nuevas técnicas de la sola cuerda.

Has vivido los grandes cambios en las técnicas y en los equipos espeleológicos ¿Añoras algo de aquellos tiempos?

No soy persona de estar añorando tiempos pasados. No creo en eso de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Simplemente, eran distintos. Y sobre todo era joven y con todo el empuje de la juventud. Eso es lo que hace que veas las cosas con diferentes ojos.  Las técnicas de exploración con escalas y una cuerda atada a la cintura con un as de guía como seguridad, a los ojos del espeleólogo actual eran una locura. Pero para nosotros, era el método normal para bajar una sima. Claro, esa técnica conllevaba que salvo excepciones, la edad del espeleólogo no rebasaba los treinta años. A esa edad se empezaba a ser “viejo”. Actualmente, nos encontramos con que empiezan a hacer espeleo a la edad en que antes se retiraban.  Por ejemplo, yo sigo actualmente en activo, y cada vez que bajo una sima pienso que si siguieran las escalas no sería capaz. La técnica hoy día ha simplificado mucho y contribuido a una mayor seguridad dentro de las cuevas.

Las dificultades que tuvisteis en los comienzos de la espeleología en Andalucía no eran pequeños ¿Cómo conseguíais llevar los proyectos adelante?

Poniendo muchas ganas, y tiempo y dinero de nuestros bolsillos. En eso no han cambiado mucho las cosas. Nuestro grupo tuvo la suerte de contar en un momento dado con el apoyo económico  de la Excma. Diputación de Málaga para la exploración de Sima Honda y Sima GESM en 1.973, lo que supuso el despegue espeleológico de nuestro grupo que entonces se llamaba GES de Málaga (GESM).

 

 

En el Laminador de las Estrellas

Esta claro que vuestra implicación espeleológica fue la germinó en los resultados de hoy en día ¿No crees que aún queda mucho por hacer?

 

Por supuesto que sí. La Espeleología es un deporte relativamente joven, quedan muchas zonas que patear y cuevas por estudiar.  Eso es una ventaja respecto a otros deportes. Todos los comienzos son interesantes. Ya no estamos en ese punto, porque hemos recorrido mucho trayecto, pero éste es aún muy largo. Estamos enfrentándonos a nuevas maneras de enfocar esta actividad. Hoy existen numerosas publicaciones sobre nuestro deporte y ya no es aquella palabra que “no aparecía ni en los crucigramas”.

En aquellos años del nacimiento de la actividad en Andalucía ¿Te veías excluida como mujer de las actividades espeleológicas?

Personalmente no me sentí excluida respecto a mis compañeros del grupo. Exploré en total igualdad con ellos, como uno más. Participé en los Campamentos Regionales y Nacionales que entonces se hacían y nunca sentí discriminación por mi sexo. Lo que sí tuve más problemas fue  a la hora de conseguir que mis padres me dejaran pasar las noches fuera de casa. Por eso me agencié a mi hermano para que entrara en el grupo y por suerte para mí, también se sintió atraído por este deporte. De esa manera salvé un gran obstáculo. Pero estoy hablando de mi caso en concreto, y me consta que no siempre era así en otros grupos.

 

 

En la Sima Piscarciano, Burgos. 1974

¿Crees que la participación femenina en la Espeleología está muy alejada del índice de participación masculina?

 

En Andalucía el índice de participación de las mujeres en nuestro deporte es del 20 por ciento actualmente. Es por lo tanto una participación muy escasa. He observado un incremento mayor en los dos últimos años. Como se toman los datos en base a las tarjetas federativas, pudiera deberse a la mayor participación de las jóvenes en las Competiciones. Habrá que seguir la evolución en los años sucesivos para establecer datos más concretos. Lo que sí observo es que la mujer espeleóloga, en general, está al mismo nivel técnico que sus compañeros masculinos.

¿Qué crees tú que aleja a la mujer de ésta actividad? ¿Y cuáles crees que son los atractivos que podrían atraerla?

Actualmente han desaparecido las prohibiciones familiares ó el rechazo social, por lo que tendremos que buscar otras causas para resolver el por qué sigue siendo tan minoritaria la participación femenina. Quizás haya una cierta inclinación natural de la mujer hacia un tipo de deporte y no hacia otros. También es un hecho de que hay una etapa en la mujer –pongamos sobre los 30 años- en que las obligaciones familiares le atan más que a los hombres. Estamos viendo que en las Competiciones de Técnica de Progresión Vertical, hay un número muy parecido de niñas y de niños. Sin embargo eso no se mantiene en edades más altas. De todas maneras, estoy viendo que comienza un cambio. Esperamos que se mantenga. Pero al fin y al cabo cada uno siente la atracción por lo que quiere, así que como yo digo, no vamos a establecer por Ley una Paridad en la espeleo. Eso se queda para los políticos.

Tú fuiste la descubridora de la Sima GESM y una de las primeras en comenzar su exploración ¿Cómo fueron los inicios de aquellas exploraciones?

Campaña Sima GESM 1977

Lo primero aclarar que yo no descubrí Sima GESM. Sólo estaba allí.  Habíamos subido a la sierra en setiembre de 1.972 para explorar la recién descubierta Sima Honda. Esta sí la había localizado, junto con mi hermano Manolo, una semana antes. Subieron un día antes Federico Ramírez y Antonio Gil con el material en un mulo.. Mientras nos esperaban, patearon los alrededores descubriendo varios boquetes. A uno de ellos, que estaba al fondo de una torca, le llamaron Sima GESM, el nombre de nuestro grupo. Entonces no se le dio mayor importancia porque estábamos con los ojos fijos en Sima Honda. Al verano siguiente, en 1.973, fue cuando se organizó el 1º Campamento en Sima Honda, para continuar con su exploración. A un equipo formado por Federico Ruiz, José María Verdugo y yo, nos encomendaron la tarea de explorar aquel boquete llamado Sima GESM. Alcanzamos los 315 mts. de profundidad y allí se nos acabó todo el material. Si no hubiera sido por eso, hubiéramos continuado bajando. Excuso es decir que bajamos con los Dressler y subimos por escalas. Meter todo aquel material por la Gatera Puta fue una tarea agotadora. A eso se añadía que llevábamos unos monos de algodón y debajo los bañadores. Así era como se exploraba entonces.  La sima está a 9 grados y una humedad cercana al 100 por ciento. Así que nos divertimos un rato. Fue muy duro.

A lo largo de varios años, y con la colaboración de grupos de diferentes provincias seguimos trabajando en la sima. En 1.977 se usó por primera vez en ella la sola cuerda, y esto ayudó a que se pudiesen plantear bajadas más rápidas y de menos duración en el interior. Finalmente en 1.978 se logró alcanzar su fondo en el Lago ERE a -1.098 mts.

¿Quién nos iba a decir qué íbamos a bautizar con el nombre de nuestro grupo una sima que se convertiría en el año 1.978 en la 4ª más profunda del mundo?.

¿Qué te parecen los resultados que están dando las actuales exploraciones en Sima GESM?

He seguido con mucho interés las exploraciones que se están realizando en esta sima. Hasta la fecha, se han topografiado una red de galerías con un desarrollo total de 12.655 metros.  De esta manera Sima GESM es la cavidad más profunda y de mayor desarrollo de toda Andalucía. Nuestros compañeros del Interclub Sierra de las Nieves están haciendo un excelente trabajo en Sima GESM, y deben sentirse muy orgullosos de estar continuando las exploraciones en una sima que marcó un hito en la espeleología de nuestro país en los años setenta, ya que fue el primer menos mil explorado íntegramente por un equipo español.

¿Te imaginabas que aquella sima, que podía pasar desapercibida, resultará ser uno de los principales sistemas subterráneos del mundo?

Escalando en 1973

En un primer momento, no. Leíamos las exploraciones en la Piedra de San Martin, ó en la Berger, y nos parecía un mundo lejano. Para nosotros – y para muchísimos espeleólogos- la cifra mágica a rebasar eran los menos cien metros. ¿Cómo íbamos a pensar en un menos mil?. Pero cuando empezamos a bajarla, entonces, todo nos pareció posible. Sima GESM huele a gran cavidad desde que te asomas al pozo de los Siete. ( Y que no se llama así porque fuéramos siete, sino porque nos hicimos “sietes” en los monos al pasar por su estrecha boca de entrada.) Ya desde que rebasamos los- 300 metros veíamos que iba a más. Es una sensación difícil de explicar. Hay que vivirla. Las sucesivas campañas se plantearon para afrontar el reto que nos planteaba este profundo abismo con las técnicas que entonces existían.

¿Teníais alguna idea en la SEM del impresionante desarrollo subterráneo que se escondía bajo la Sierra de las Nieves?

En 1.971, tres compañeros nuestros, Berrocal, Checa y Bellido realizaron una travesía en la desconocida Sierra de las Nieves. Desde el primer momento, se dieron cuenta de su inmenso potencial espeleológico. Inmediatamente comenzamos nuestras prospecciones que tuvieron como resultado el descubrimiento de Sima Honda y el de Sima GESM. Durante los años siguientes, y conforme profundizábamos en esta última hasta alcanzar los -1.098 mts, una idea rondaba nuestras cabezas: no era lógico que semejante gigante se hallara solo en toda la sierra. Se estudió la geología de la zona e iniciamos una búsqueda sistemática que tuvo como resultado los descubrimientos de Sima Prestá y de la Sima del Aire. En Prestá se han alcanzado los 800 metros de profundidad, y en Aire, a partir de los  -500mts. se inicia una red de galerías en las que hasta la fecha se han rebasado los 10 kilómetros topografiados. Y continúa!. Este proyecto está a cargo de Rogelio Ferrer, del GES de la SEM, pero está abierto a todos los clubs que quieran colaborar. Todo ello ha costado largos años de trabajo y de perseverancia. No ha sido cuestión de suerte.

¿Cómo fueron los inicios de la Sociedad Excursionista de Málaga?

La Sociedad Excursionista se había fundado en 1.906 para aglutinar a una serie de personas que hacían excursiones con fines recreativos. Tuvo una gran actividad, pero en la década de los sesenta fue declinando hasta que cerró sus puertas. En 1.977 un grupo de jóvenes que practicábamos deportes de naturaleza, sobre todo escalada y espeleología, nos unimos para refundar esta antigua sociedad.  Hoy día tenemos una gran sede donde nos reunimos deportistas de diferentes secciones: Ski, Subacuática, Espeleología, Montaña, Astronomía, Piragüismo… y hasta Amigos del Camino de Santiago! .En su patio se han celebrado pruebas de Competiciones de TPV.  Es un lugar donde charlar con los amigos, planear nuevas exploraciones y tomarse una cervecita en el bar.

¿Cómo fue aquella aventura de la “Operación España, 71”?

Operación España 1971

Fue el primer encuentro de espeleólogos a nivel nacional que se organizaba en Andalucía. El Comité Regional Sur se había creado hacía apenas un año. A pesar de ello, el Comité Nacional nos dio un voto de confianza y empezamos con la tarea de prepararlo. Se había elegido la zona del karst de Líbar por su importancia. Nuestro grupo, el GES de Málaga y nuestros vecinos, el GEOS de Sevilla, éramos los que más conocíamos la zona. Durante la Semana Santa de ese mismo año hicimos un campamento en Montejaque y durante esos días pateamos la sierra en busca de cavidades, bajo una intensa lluvia.  Meses después, en Agosto se celebró el IV Campamento Nacional de Espeleología, que se denominó Operación España-71. En él, como plato fuerte, estaba la travesía integral del complejo Hundidero-Gato, entonces poco conocido. Vinieron espeleólogos de toda España, y en general se aprovechó bien esos días. Hubo algunos fallos organizativos, pero eso fue  algo inevitable si tenemos en cuenta la nula experiencia que teníamos en estos eventos.

Has vivido momentos inolvidables de la Espeleología Andaluza ¿Qué anécdotas te vienen ahora echando la vista atrás?

Tengo una infinidad de anécdotas como cualquiera de nosotros que ha hecho espeleo durante muchos años. Algunas las he relatado en mi blog de Memorias subterráneas, otras irán surgiendo del recuerdo poco a poco.

Contaré sólo una, relacionada con la 1ª campaña de Exploración en sima GESM en 1.973: Al regreso, subiendo con escalas el Gran Pozo de 115 metros, estaba sentada en la pequeña cornisa del Pilarillo haciendo la seguridad a José María Verdugo. Como tardaba algo más de lo acostumbrado en él, yo estaba algo extrañada, pero mucho más grande fue mi sorpresa cuando lo ví aparecer arrastrando tras sí un gran ovillo de escalas. Y es que la estaba recogiendo al tiempo que subía para que no se enganchase en lo resaltes! Quien haya bajado ese pozo, que se lo imagine… Y yo le hacía la seguridad pasándome la cuerda por la espalda en un pequeño sitio resbaladizo!. Cuando salimos al exterior, nos encontramos con que se preparaba para entrar un equipo de rescate. Llevábamos tantas horas dentro de la sima que se preocuparon por nosotros. Y lo único que pasaba es que estuvimos bajando mientras tuvimos material, sin darnos cuenta del tiempo que había transcurrido.

Actualmente participas en el “Proyecto Sierra Tejeda”, acogido al proyecto “Andalucía Explora” de la F.A.E., a cargo del espeleólogo José Ganfornina, ¿Cuáles han sido hasta ahora los resultados de vuestras exploraciones?

Sima GESM 2009

Sierra Tejeda es la gran desconocida a nivel espeleológico de nuestra provincia. Su dificultad de acceso, con vertientes muy abruptas y falta de caminos, supone largas horas de marcha cargados con todo el material para explorar una cavidad. Su cumbre es La Maroma, que se eleva a 2.019 mts. siendo junto con El Torrecilla en la Sierra de las Nieves, los dos dosmiles de Málaga. Ello ha contribuido a que esté casi todo por hacer. Desde que comenzó este proyecto hace tres años, se han descubierto, explorado y estudiado casi un centenar de cavidades. Hasta ahora se trata de pequeñas cavidades, pero no dudamos que existe “esa puerta” que nos llevará hasta lo más profundo de esta sierra. Todo es cuestión de seguir trabajando. Y hemos tenido la satisfacción de haber descubierto una nueva especie de grillo cavernícola que ha sido estudiado por el especialista en ortópteros Pablo Barranco de la Universidad de Almería. Se le ha denominado Petaloptila Malacitana.  Además se está estudiando con especial hincapié la Cueva de la Fájara, importante colector de las aguas subterráneas de la sierra, con vistas a publicar un trabajo monográfico sobre ella. Todo ello bajo la supervisión de José Ganfornina, veterano espeleólogo y gran conocedor de esta sierra.

¿Cómo ves el panorama actual de la Espeleología?

Si miro hacia atrás, noto el gran cambio que se ha producido en los últimos años. La Espeleología se está abriendo camino como deporte con entidad propia. Nuestros espeleólogos han alcanzado un alto nivel técnico, se hacen grandes exploraciones en todo el país abarcando campos tan diversos como estudios hidrológicos, bioespeleológicos y geológicos. Hasta tenemos grandes fotógrafos como puede ser Víctor Ferrer, que ha publicado varios libros dándonos a conocer las maravillas de las cuevas del mediterráneo. Empiezan a verse reconocidos nuestros trabajos entre el gran público. Al lado de todo esto, se encuentra el gran boom del Deporte de Aventura, que no sabemos muy bien como encuadrarlo. Aquí está el atractivo de poder dedicarse profesionalmente a este deporte. Las bases están sentadas: el Ministerio de Educación ha reconocido como estudios la especialización en espeleología. Ello va a traer consigo una entrada masificada en algunas cuevas, y habrá que tener especial cuidado para que no se produzca un deterioro en este medio, como ha sucedido ya en algunos Parques Naturales. Eso me preocupa bastante, pero yo creo que el sentido común terminará imponiéndose y estos nuevos profesionales de la aventura pondrán en primer lugar la protección del medio subterráneo.

Te hemos visto participando en la competición de TPV de Tarrasa en 2008. ¿Qué supone para ti que la competición haya llegado a nuestra actividad?

Si entendemos ésta por Ciencia que estudia las cavidades, en las competiciones falta lo principal que es la cueva. Pero sería un disparate que en el transcurso de una exploración empezáramos a correr para ser el primero en llegar al fondo. Por eso las Competiciones han venido a llenar ese hueco que es muy atractivo para los más jóvenes. A la juventud le gusta competir y le gusta el espectáculo. Todo ello lo encuentran dentro de un marco reglado para evitar los accidentes.

Son, como su nombre muy bien dice, Técnicas de Progresión Vertical en Espeleología.  Partiendo de esa premisa, no llego a comprender tanto alboroto  y discusiones sobre si deben existir o nó. Si  la Espeleología abarca diferentes campos científicos: biología, geología, etc. ¿Por qué no puede abarcar diferentes formas deportivas?

¿Crees que este tipo de competiciones son base fundamental para crear una cantera bien preparada para el salto a la exploración de las grandes cavidades de nuestro país?

Con José Maria Gutierrez Romero

Es la plataforma para que haya una continuidad en nuestro deporte. Los clubs adolecen de una falta de nuevas incorporaciones, y sobre todo, de gente joven. Y los jóvenes son el futuro en todos los campos de la vida. No vá a ser menos la espeleo.  La técnica que adquieren en estas competiciones les sirven para enfrentarse a una sima con las mayores garantías. He tenido la ocasión de acompañar a niños de doce ó trece años bajando a simas de más de cien metros y te puedo asegurar que iba con espeleólogos en mayúsculas. Allí tienen muy claro que no están compitiendo.  Me viene a la mente comparar este debate con las Escuelas de Toreros. Hace años el torero se iniciaba como espontáneo que saltaba a la plaza y se jugaba la vida. Hoy esto es impensable. El espontáneo ha desaparecido y los nuevos toreros es raro que no procedan de esas escuelas. Pues con la espeleo terminará siendo así. Nuestro deporte se está reglando cada vez más –para bien ó para mal -En el futuro, yo creo que la mayoría de los espeleólogos habrán pasado por estas Escuelas Deportivas. Nuevos tiempos, nuevas formas.

¿Entiendes que nuestra actividad no esté lo suficientemente reconocida por organismos y otros entes?

Nuestro deporte es minoritario en todos los ámbitos, así que no es extraño que los Organismos Oficiales tampoco estén muy por la labor de colaborar con nosotros.  Pero entenderlo, eso ya es otra cosa.  Nuestro trabajo es muy importante. Leemos el Libro Geológico de la Tierra de primera mano. Espero que algún día se den cuenta de ello y nos apoyen, en vez de sólo comprender el Turismo de Aventura.

En tu Blog, “Memorias Subterráneas” está recogiendo una importante cronología de la historia espeleológica andaluza ¿Qué se siente al tener delante tantos recuerdos? ¿Colaboran los “VIEJOS ROCKEROS QUE NUNCA MUEREN”….?

No mucho. Por no sé qué extraña causa, los espeleólogos son muy celosos de sus recuerdos y trabajos. Es una lástima, porque de esa manera se ignora una parte muy importante de nuestra historia espeleológica. Además, debido a ese secretismo en las exploraciones, se duplican los trabajos en las cuevas. Desde que estoy con mi blog apenas he recibido una o dos fotos antiguas para que las publique. Como dijo un compañero espeleólogo, los tenemos guardados en un cajón para que el día de mañana nuestros nietos los tiren a la basura.

El pasado año te concedieron el “Premio Espeleo 2009” por tu trayectoria espeleológica, ¿Qué ha supuesto para ti este reconocimiento?

Escalando en El Chorro

Este premio otorgado por el Grupo Espeleológico de Villacarrillo (GEV), me ha llenado de satisfacción porque para mí ha significado el reconocimiento de la labor aportada a nuestro deporte, no sólo por mí, sino por todas las mujeres que hemos pasado por los clubs de espeleología aportando nuestro granito de arena en mayor o menor medida. Es lo que decía el gran espeleólogo Felix Ruiz de Arcaute: “El eslabón sólo no vale nada, lo importante es la cadena”.

Tus próximos proyectos

Además de mi colaboración ya comentada en el Proyecto Sierra Tejeda, he comenzado con un reportaje fotográfico de las cuevas malagueñas y  realizo un estudio de la participación femenina en nuestro deporte en sus primeros años. Fruto de ello, y a modo de avance, he presentado una charla  con el lema de “Mujer y Espeleología: Las Pioneras” en Zafra (Extremadura) el pasado año 2009  y en Valladolid en Mayo de 2010. Y seguir entrando en las cuevas…. mientras el cuerpo aguante.!

Algo que te gustaría comentar y que nos hayamos dejado en el tintero….

Cuando comencé en la Espeleología, todos los años se celebraban Campamentos Regionales y Nacionales. En ellos nos encontrábamos espeleólogos de toda España, y eran una ocasión magnífica para conocerse, intercambiar técnicas y explorar cavidades de otras zonas.  Es una pena que hayan desaparecido. Sería una brillante idea que las Federaciones retomasen esa idea de nuevo.

Un deseo espeleológico para el futuro

Las cuevas son un mundo frágil y bello que hay que conservar para que nuestros nietos y los nietos de nuestros nietos puedan seguir disfrutándolas. No voy a desear que nos organicemos mejor, ni que tengamos más subvenciones ni que consigamos batir el récord de profundidad en tal ó cual cueva…Por encima de todo eso, pienso que lo más importante es que a nivel personal, todos contribuyamos a la conservación de cada cueva que visitemos. Tengan 20 metros de profundidad ó sea la Piedra de San Martin. Tenemos el privilegio de poder entrar en ellas, que nuestro paso no deje ninguna huella. No hay nada más hermoso que la naturaleza sin tocar.

Nos vemos en las cuevas!.

Todas las fotografías que ilustran esta página pertenecen a Loreto Wallace y José Antonio Berrocal.

2 Respuestas a "Loreto Wallace"

  1. Jorge L. Romo   7 septiembre, 2010 at 2:01 PM

    Gracias por la parte que nos toca.
    La verdad es que el personaje se lo merece, es la historia viva de nuestra espeleología andaluza, y una “biblioteca viviente”, por la que debemos alegrarnos y felicitarnos de poder contar con su amistad.
    Gracias, Jose.

    Responder
  2. Jose Antonio   5 septiembre, 2010 at 10:02 AM

    Magnifico trabajo. Un repaso a la historia reciente de nuestra espeleologia de forma magistral.
    Felicidades a las dos partes: a Cota 0 por la eleccion de la entrevistada y a Loreto por su trayectoria y brillante forma de entender la espeleologia.
    Un fraternal saludo.

    Responder

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.