Bacterias en Cuevas de Hawái

El tubo de lava de Thurston en el Parque Nacional del Volcán de Hawái, Isla Grande
Foto: Shutterstock 

Las cuevas de lava de Hawái están repletas de «materia oscura» bacteriana

Una nueva investigación ha encontrado que los ambientes volcánicos de las islas están llenos de una sorprendente diversidad de vida bacteriana.

Los entornos volcánicos de Hawái contienen una rica variedad de microbios misteriosos, según ha descubierto una nueva investigación esta semana. Los científicos dicen que las cuevas de lava de las islas y otras estructuras creadas por la actividad volcánica tienen comunidades de bacterias únicas, diversas y aún no caracterizadas que viven dentro de ellas. Los hallazgos indican que queda mucho por aprender sobre la vida en algunas de las condiciones más extremas de la Tierra.

Investigadores de varias universidades y de la NASA colaboraron en el estudio, que se publicó el jueves en Frontiers in Microbiology. Estudiaron muestras recolectadas de 70 sitios a lo largo de la Isla Grande de Hawái, la isla más grande del archipiélago hawaiano. Estos sitios incluían cuevas, tubos y fumarolas, que son aberturas o conductos de ventilación por donde pueden escapar los gases volcánicos y el agua. Analizaron y secuenciaron el ARN encontrado en las muestras, lo que les permitió crear un mapa aproximado de las comunidades bacterianas que viven allí.

Algunas de estas áreas, particularmente aquellas con actividad geotérmica en curso, son los lugares más inhóspitos del mundo, ya que son increíblemente calientes y están llenas de sustancias químicas tóxicas para la mayoría de los seres vivos. Por lo tanto, el equipo de investigación esperaba encontrar una variedad de vida relativamente pequeña en los sitios que tenían estas condiciones extremas. Los investigadores encontraron que las cuevas y los tubos más antiguos que se formaron hace más de 500 años tenían una mayor diversidad bacteriana. Pero para su sorpresa, incluso los respiraderos geotérmicos activos estaban llenos de una amplia variedad de bacterias. Y en comparación con los otros sitios, las comunidades bacterianas en estos hábitats más duros también parecían ser más complejas en la forma en que interactuaban entre sí.

Una formación de estalactitas en un sistema de cuevas de Hawái de este estudio con minerales de cobre y colonias microbianas blancas. Foto: Kenneth Ingham

“Esto lleva a la pregunta, ¿los ambientes extremos ayudan a crear comunidades microbianas más interactivas, con microorganismos más dependientes entre sí?” dijo la autora del estudio Rebecca Prescott, investigadora del Centro Espacial Johnson de la NASA y la Universidad de Hawái, en un comunicado. “Y si es así, ¿qué tienen los entornos extremos que ayudan a crear esto?

Las bacterias que se encuentran en estos sitios también rara vez se superponen, lo que significa que estos entornos parecen albergar sus propios mundos microbianos únicos, con al menos miles de especies desconocidas por identificar. Sin embargo, un grupo de bacterias en particular, conocido como Chloroflexi, podría ser especialmente influyente, ya que se encontraban comúnmente en diferentes áreas volcánicas y parecían interactuar con muchos otros organismos. Y es posible que puedan ser un ejemplo de una «especie central»: microbios vitales para la estructura y función de sus comunidades.

“Este estudio apunta a la posibilidad de que linajes más antiguos de bacterias, como el phylum Chloroflexi, puedan tener importantes ‘trabajos’ o roles ecológicos”, dijo Prescott. “Los Chloroflexi son un grupo extremadamente diverso de bacterias, con muchas funciones diferentes que se encuentran en muchos entornos diferentes, pero no están bien estudiados y, por lo tanto, no sabemos qué hacen en estas comunidades. Algunos científicos llaman a estos grupos ‘materia oscura microbiana’: los microorganismos invisibles o no estudiados en la naturaleza”.

Estos tipos de estudios de muestreo genético pueden proporcionar una visión amplia del mundo bacteriano que se encuentra en un lugar en particular, pero no información más detallada sobre especies individuales o los roles que desempeñan en sus pequeños vecindarios. Entonces, los científicos dicen que se necesita más investigación para descifrar el misterio de estos habitantes volcánicos. Con el tiempo, lo que aprendamos puede ser relevante para nuestra comprensión de cómo comenzó la vida en la Tierra o incluso en Marte, ya que estos entornos podrían ser el análogo existente más cercano a cómo se veían los planetas hace mucho tiempo.

Texto: Ed Cara

https://gizmodo.com/hawaiis-lava-caves-are-teeming-with-bacterial-dark-matt-1849315696

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.