La España más subterránea

Sima Hedionda 3, Karst de la Utrera (Casares, Málaga), una de las 10 cavidades de mayor desarrollo de Andalucía.
Foto: Jorge L. Romo, SIE Caxara

Hasta la actualidad, los grupos espeleológicos nacionales y extranjeros han descubierto, explorado y documentado más de 4.100 km de cuevas en España, consolidando nuestro país como un referente espeleológico a nivel mundial. En nuestro territorio destacan más de 280 cuevas que superan los 3 km de longitud, entre las que se incluyen 77 cavidades con más de 10 km de recorrido. La cueva más larga incluye 173 km de conductos subterráneos. No obstante, uno de los rasgos más característicos de las cuevas de España es su gran verticalidad. Nuestro territorio alberga el 19% de las simas de más de 1 km de profundidad del planeta, con cuevas de hasta 1,6 km de desnivel. Con esta cifra, la sima española más profunda ocupa actualmente el octavo puesto del ranking internacional de cuevas profundas. En total, existen 118 simas conocidas con más de 500 m de profundidad y 173 cuevas de entre 300 y 500 m de desnivel.

La gran cantidad de cuevas en España es debida tres factores, dos de naturaleza geológica, y uno de índole espeleológica. El primer factor está relacionado con la abundancia de las calizas, mármoles, yesos y otras rocas karstificables en nuestro país, además de las rocas volcánicas como las de las Islas Canarias. En el interior de todas estas rocas tan abundantes se forman las cuevas. Las rocas karstificables ocupan el 18% del territorio español, con acumulaciones que pueden superar los 1.000 m de espesor, favoreciendo el desarrollo kilométrico de los grandes sistemas de cuevas. El otro factor geológico tiene que ver con la profundidad de las simas. El levantamiento del relieve y encajamiento de los ríos durante las últimas decenas de millones de años ha condicionado la existencia de un desnivel de hasta 2,5 km entre las cumbres de las montañas y los fondos de los valles. Este hecho favorece que el agua de la lluvia y fusión de la nieve se infiltre masivamente en el karst, descendiendo 2 km en altitud a través del medio subterráneo, hasta aflorar en los valles en forma de manantiales. El tercer factor no es realmente una causa en si al no condicionar la formación de cavidades, sino que alude a la necesidad de explorar y documentar las cuevas para que se sepa de su existencia. Desde hace más de 100 años, generaciones y generaciones de espeleólogos y espeleólogas han hallado, explorado, topografiado, fotografiado, filmado y descrito las cuevas de España, desde las más grandes y hermosas hasta las más diminutas y desagradables. Esta labor fue y es llevada a cabo tanto por grupos espeleológicos de nuestro país como de otros lugares del mundo, constatando que la espeleología no entiende de fronteras.

Aunque las cifras de las cuevas españolas parezcan increíbles, la realidad es que continúa creciendo año tras año. Anualmente se descubren entre 50 y 100 km de pasajes vírgenes, frecuentemente en el interior de cavidades ya descubiertas y exploradas por grupos espeleológicos precedentes. La sucesión en el tiempo de los equipos espeleológicos es clave para que la espeleología siga descubriendo nuevas galerías y pozos gracias al trabajo de todos, los que fueron, los que están y los que vendrán.

Podéis acceder al Mapa del Karst de España, en mayor tamaño, accediendo al siguiente PDF.

PDF: http://www.cota0.com/wp-content/PDFS/MapaKarstDef.pdf

Daniel Ballesteros Posada. Doctor en Geomorfología Aplicada

Departamento de Geodinámica, Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.