Ultima Patagonia 2019 ha terminado, pero el trabajo continúa!

Durante dos meses, el equipo de Última Patagonia 2019 ha estado explorando cuatro nuevos sectores. Esto permitió el descubrimiento de casi 5.000 metros de nuevos conductos subterráneos, en condiciones de compromiso a veces muy difíciles. En los sifones, nuestro equipo de espeleobuceadores ha actualizado una red subterránea sumergida de casi 450 metros de desarrollo. Ubicada a treinta metros de profundidad, esta red nos ha permitido conectar con un sistema de galerías conocido desde 2017. En otro sector de mayor altitud, se localizó un sumidero de más de 270 metros de profundidad, con muchas galerías aún pendientes de exploración para futuras investigaciones. Y finalmente, la incursión glaciar realizada a principios de enero en el Glaciar Tempano.

Además de los resultados espeleológicos y exploratorios, las contribuciones científicas lideradas por el equipo de la expedición ya han dado frutos excepcionales. En el Glaciar Témpano, por ejemplo, gracias al equipo y la tecnología de última generación utilizada, el equipo de glaciólogos pudo medir la velocidad de avance y la deformación dinámica del glaciar, un trabajo sin precedentes en el sector. En las aguas de Barros Luco, en un área donde hasta ahora parecía poco probable, se han localizado e identificado corales vivos.

Más allá de los resultados obtenidos sobre el terreno, llega el momento del procesamiento de datos científicos en los laboratorios. Charlotte Honiat ya ha cortado en dos la estalagmita que había recogido en el fondo de la Cueva de las Tres Entradas, como parte de un estudio paleoclimático a gran escala que permitirá rastrear la historia geológica, climática y ambiental de esta parte poco conocida del planeta. Por su parte, Stéphane Jaillet comenzó a tratar las muestras tomadas del fondo del Lago José, cuya fina estratigrafía también ayudará en el conocimiento de los paleoclimas.

Ahora es necesario llevar a cabo todos los estudios realizados, particularmente en Chile, sobre el inventario de musgos y otros briófitos recolectados por Pedro, y el muestreo de bacterias realizado en el contexto de los análisis microbiológicos. También es necesario examinar las grabaciones realizadas para detectar la posible presencia de murciélagos en la isla durante nuestros dos meses de presencia en el lugar.

No olvidemos el informe final de la expedición, en francés y en español, que se producirá antes de finales de 2019.

Os mantendremos informados.

Texto e Imágenes: Centre Terre

Podéis acceder a la información de la Expedición 2019 en el siguiente PDF

https://www.centre-terre.fr/documents/EXPEDITIONS/UP2019/PLAQUETTE/CT-UP2019-PLAQUETTE-6P-MEDIUM-ES-V2.pdf

Y para más información de Centre Terre:

https://www.centre-terre.fr/centre-terre-asso.php

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.