El mundo simbólico de los neandertales en los hallazgos de la Cueva de El Sidrón

sidronLa cueva ha proporcionado más de 2.500 restos óseos y 400 objetos líticos

Las investigaciones en la cueva de El Sidrón durante las últimas décadas han abierto una ventana privilegiada a una pequeña comunidad neandertal enclavada en esta cueva asturiana. Con motivo de la llegada a Alicante de la exposición «Los 13 de El Sidrón», Marco de la Rasilla Vives, uno de los directores del equipo científico, ha hecho interesantes declaraciones acerca de lo que sabemos sobre la vida de estos grupos, y lo que entrevemos de sus creencias y su mundo simbólico.

Los neandertales practicaron enterramientos y desarrollaron «un cierto mundo simbólico» sobre cuestiones que trascendían al individuo, según ha revelado el profesor de Prehistoria de la Universidad de Oviedo Marco de la Rasilla Vives.

De la Rasilla ha hecho estas declaraciones con motivo de la llegada de la exposición «Los 13 de El Sidrón» al Museo de la Universidad de Alicante (MUA), y en la que se muestran los utensilios (industria lítica sobre sílex) y restos óseos de neandertales descubiertos en las excavaciones realizadas en la cueva de El Sidrón (Asturias).

En esta exposición el visitante se encuentra una cuidada síntesis de las investigaciones llevadas a cabo desde la primera campaña arqueológica en el año 2000 en esta cueva, con la finalidad de difundir los avances que ha proporcionado su excavación en el estudio sobre grupos humanos neandertales que habitaron ese territorio. Para ello se han seleccionado muestras originales, réplicas, fotografías, ilustraciones y paneles.

Desde la década de los 90, un equipo interdisciplinar dirigido por los científicos Marco de la Rasilla Vives, Antonio Rosas, Carles Lalueza y Juan Carlos Cañaveras, este último de la Universidad de Alicante (UA), realiza investigaciones en ese lugar.

La cueva de El Sidrón es un referente nacional e internacional en la interpretación del mundo Neandertal y, hasta la campaña de 2014, se han recuperado más de 2.500 restos óseos del Homo neanderthalensis y casi 400 artefactos líticos, una colección singular dado el extraordinario estado de conservación de los fósiles, ha confirmado De la Rasilla Vives.

Cómo eran los neandertales

La vida para los neandertales no era especialmente fácil, aunque tampoco complicada. Se dedicaban principalmente a «cazar, recolectar, sobrevivir de la mejor forma posible», y «lo que sí tenemos claro es que practicaban enterramientos», con lo cual se puede decir que en ellos «existía una cierta capacidad simbólica, cuestiones que trascienden al individuo», a «algo externo», ha señalado.

Tenían «sus inquietudes simbólicas y capacidad de pensar, de sentir y de desarrollar el cerebro para cuestiones que no eran solo de supervivencia», pero a un grado de complejidad relativo, ha añadido.

«También es probable que se pintasen, porque tenemos evidencias de colorantes en los yacimientos, incluso desde época anteriores», ha señalado De la Rasilla Vives.
Según este experto, no parece que el clima haya sido «la razón única» de la extinción del neandertal, hace ahora unos 30.000 años, ya que han podido influir varios factores juntos: genéticos, de enfermedades, de competencia en ciertas zonas del planeta con el Homo sapiens.
«Hace 150.000 años había en el planeta cinco especies humanas, ahora solamente quedamos una, lo que significa que llega un momento en que los seres vivos tienden a extinguirse por definición. Nosotros, tarde o temprano, nos extinguiremos y habrá otros probablemente», ha expuesto.
Los habitantes de la cueva

La investigación ha identificado en la cueva de El Sidrón restos óseos de al menos trece neandertales pertenecientes a ambos sexos: siete adultos, tres adolescentes, dos juveniles y un individuo infantil.

También ha permitido establecer cómo eran los individuos de El Sidrón, sus edades y algunas características y costumbres, como que usaban palillos o que formaban parte de un mismo grupo con estrechos lazos familiares.

El estado fragmentario de algunos de los huesos hallado en esa cueva, producido por los propios neandertales, ha evidenciado, además, episodios de canibalismo.
La exposición también desgrana los resultados obtenidos en la secuenciación de ADN de individuos de El Sidrón. De hecho, los estudios más detallados llevados a cabo hasta ahora sobre una de las hembras neandertales, la de más edad, aclaran que correspondía a una mujer pelirroja, con piel y ojos claros y de grupo sanguíneo 0.

Publicado por JMI Paleorama

http://arqueologia-paleoramaenred.blogspot.com.es

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.