Simulacro del Espeleosocorro Francés

El Grupo de Espeleosocorro de Haute-Saône organizo el Domingo 29 de Noviembre un ejercicio en la Réseau du Chaland, en la localidad de Arbecey. Un ejercicio de prácticas para poner a prueba la resistencia de los rescatadores en el ambiente subterráneo.

Los espeleólogos que forman parte del Espeleosocorro tienen diversas profesiones, fontanero, geólogo, instructor de deportes, leñador etc.., todos se encuentran en disponibilidad permanente y por lo tanto dispuestos a dejar sus puestos de trabajo en cualquier momento para prestar asistencia a las víctimas, en conjunto con los servicios de emergencia convencionales. Todos son voluntarios de la Federación Francesa de Espeleología, lo que garantiza su formación.

Haute-Saône: espeleólogos durante el ejercicio de simulacro Foto Bruno Grandjean
Haute-Saône: espeleólogos durante el ejercicio de simulacro
Foto Bruno Grandjean

“El Espeleosocorro francés (SSF) mantiene un acuerdo de tres años, que fue renovado el 25 de noviembre con el Departamento de Seguridad Ciudadana “para gestionar la dirección de un rescate subterráneo en caso de un accidente”, comentó Damien Grandcolas, Consejero Departamental que organizó el domingo en Arbecey cerca Combeaufontaine, el ejercicio subterráneo. La misión era llevar un equipo de comunicaciones hasta el extremo de una cavidad para la instalación del Sistema Nikola, un transceptor de radio capaz de operar a través de la tierra, y realizar contacto con la superficie.

Dieciséis espeleólogos del SSF de los 70 que lo forman, penetraron a las 10,30 h por la entrada del pozo, de una veintena de metros de profundidad, que permite el acceso a la Réseau Naturel du Chaland, la más importante de Haute-Saône con sus diez kilómetros de galerías, antes de desaparecer en la Grotte du Deujeau

Uno de las mayores dificultades complicadas de la cavidad son grandes galerías inundadas de arcilla, zonas fangosas y pasos acuáticos, con agua hasta la parte superior de los brazos, lo que retrasó la progresión. Después de la galería semi-fósil de Bar-Tabac, hasta la denominada Féerique. Poco después de progresar en la tercera parte de la cavidad, los espeleólogos instalaron un “punto caliente”. Donde establecieron una tienda de campaña para proteger de la humedad y el frío a una víctima potencial y con ello estabilizar sus funciones vitales. Un paso altamente selectivo

Posteriormente la principal dificultad se presenta en una paso inundado donde es preciso sumergirse, “Para cruzar El Étroiture, es preciso un gesto técnico que debe estar perfectamente coordinado “, explica Véronique Olivier, con sede en Saint-Valbert, cerca Luxeuil que ve en esta dificultad un beneficio para la cavidad:” Un paso, muy selectivo, que conserva esta magnífica cavidad “.

Louis Bourque, Xavier Simonel y Gael Truche, se deslizaron en la cavidad antes de llegar al fondo de Fofomarzal, reino de las estalactitas excéntricas y fistulosas, y allí contactar con Damien Grandcolas, que permanecía en la superficie. “Todos los objetivos fueron alcanzados,” dice Véronique Olivier, uno de las dos mujeres participantes en el ejercicio, que cree “que todos los equipos de rescate no fueron más allá de sus límites. Muy condimentados quedando en su zona de confort “. Para otros, la experiencia fue más difícil para vivir: “En las profundidades la moral es súper importante. Jean-Luc Kammerer fue el responsable del buen ambiente y la coordinación para regresar a superficie, a las 17,00 horas lo hizo el primer grupo, a las 18,30 h salió el segundo.

Para los espeleólogos de Haute-Saône, es el tercer año del año de la aplicación sobre el terreno de la progresión con camillas a través de la cavidad.

Sylvain Michel

http://www.estrepublicain.fr

02 de Diciembre de 2015

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.