Tinguatón, La Sima del Diablo

Diego Serantes Vergara y Cristina Pena Muiño

Durante los procesos eruptivos de la isla lanzaroteña, (dos erupciones históricas, una en 1730 y otra en 1824), hicieron surgir el volcán Tao o (Clérigo Duarte) volcán Nuevo del Fuego  y  Tinguatón o (volcán del Agua).

Lo que en aquel entonces era el cura de San Bartolomé, el señor  Baltasar Perdomo, nos dejó testimonio escrito de lo que allí aconteció durante los 86 días que duró la erupción de dichos volcanes y narra lo sucedido en la noche del16 de Octubre de 1824:

El 1º de Septiembre (de 1730) entre las nueve y diez de la noche la tierra se abrió de pronto cerca de Timanfaya a dos leguas de Yaiza. En la primera noche una enorme montaña se elevó del seno de la tierra y del ápice se escapaban llamas que continuaron ardiendo durante diez y nueve días. Pocos días después un nuevo abismo se formó y un torrente de lava se precipitó sobre Timanfaya, sobre Rodeo y sobre una parte de Mancha Blanca. La lava se extendió sobre los lugares hacia el Norte, al principio con tanta rapidez como el agua, pero bien pronto su velocidad aminoró y no corría más que como la miel. Pero el 7 de Septiembre una roca considerable se levantó del seno de la tierra con un ruido parecido al del trueno, y por su presión forzó la lava, que desde el principio se dirigía hacia el Norte a cambiar de camino y dirigirse hacia el NW y WNW.

PDF:  http://www.cota0.com/wp-content/PDFS/Tiguanton.pdf 

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.