El Túnel 2 y el Volcán de la Corona

Foto. Diego Serantes

El Túnel nº2 forma parte de uno de los entramados del tubo lávico más largo del planeta con un recorrido de más de 7000 mts que desaparecen bajo el suelo marino mas allá de los 1500 mts y a 80 de pofundidad, este último se conoce como el “Túnel de la Atlantida”

Lanzarote es la más septentrional y oriental de las islas del archipiélago macaronesio. Término que en 1845 P. Barker Webb acuñará como Macaronesia, al unir los términos griego de Makarion (feliz, afortunado) y Nesoi (islas, insular), en alusión al nombre romano con que se conocía a estas islas. “Insulae Fortunatae.”: Islas Afortunadas. Lanzarote o la isla de Titeroygatra, conocida popularmente como «la isla de los volcanes», al identificarse con el manto volcánico que se extiende a lo largo de gran parte de su superficie debido a la gran actividad volcánica de principios del siglo XVIII..

En la parte nororiental de Lanzarote y situado en el municipio de Haría, se encuentra uno de los volcanes de mayor relevancia de la isla, El Volcán de la Corona. Que se levanta expectante ante el malpaís que corona su falda y deja el imponente risco a sus espaldas como un coloso que quisiese resurgir de sus cenizas.

El 16 de Junio de 1799, el eminente explorador Alejandro de Humboldt, que se hallaba navegado cerca de la isla escribió:

«La cumbre del gran volcán es una colina redondeada que no es completamente cónica. Por los ángulos de altura que he tomado a diferentes distancias, su elevación absoluta no parece rebasar con mucho las 300 toesas».

Unos 585 metros, con un error de solo 25 metros, pues la altitud es de 609 metros, con una altitud de 609 metros, el volcán de la Corona se formó hace 4000 años (+-), surgiendo en la plataforma llamada Guatifay, muy cerca del gran tajo llamado Risco de Famara.

Este modificó el entorno del terreno de la isla y dejó tras de sí, su firma con un tubo lávico de 7,6 kilómetros de longitud y hasta 25 metros de dinámetro que se formó con las primeras fases eruptivas y que se extendió después hacia el mar penetrando bajo el suelo marino unos 1500 mts, lo que se conoce hoy en día como el “Túnel de la Atlántida”.

La formación de estos tubos volcánicos ha sido muy frecuente en Lanzarote, especialmente en las corrientes de lava basáltica que por su elevada temperatura y fluidez es la que se presta más fácilmente a la formación de estos tubos volcánicos.

Foto. Diego Serantes

Pero para comprender esto mejor, diremos que un tubo volcánico se forma cuando hay una emisión de colada de lava lo suficientemente fluida que recorre la superficie de un terreno que contenga algo de pendiente y, durante un cierto período, la superficie de dicha colada, al entrar en contacto con el aire (que está mucho más frío) se solidifica creando un excelente aislante térmico para que el flujo de lava líquida pueda mantener su temperatura en el subsuelo y continúe fluyendo. Esta costra de lava solidificada en contacto con el aire exterior se convertirá en el techo del tubo volcánico y cuando la actividad sísmica del volcán cesa, la colada de lava se va vaciando dentro del interior dejando un tubo hueco.

En el caso que nos acontece, este tubo lávico en partes de su recorrido ha sufrido el desprendimiento del techo dejando unas cavidades aéreas que se conocen coloquialmente hablando en esta isla como “Jameos”, esta palabra es un guanchismo exclusivo de Lanzarote y que lo define en todo caso, como la parte de la cueva de la que se ha desprendido el techo, no el resto del tubo volcánico o cueva. Se diferencia de la cueva, porque el jameo siempre está descubierto. Aclarados estos conceptos hablaremos de un jameo en concreto, el “Jameo Gente” y es el que nos conducirá al interior del tubo lávico que conocemos como Túnel nº2 y que está situado en las coordenadas 29°10’3″N 13°27’38″W. El Jameo de la Gente es el tercero de los siete jameos empezando por la ladera del volcán en dirección sur contado como tales la cueva de los Verdes y el Jameo del Agua, estos dos últimos de gran atracción turística de la isla conejera, y que todos ellos conforman entre sí el tubo del Volcán de la Corona.

El acceso al TÚNEL Nº2, se realiza a través del “Jameo de la Gente”, o a través del “Jameo de Arriba”, aunque este último sólo nos permitirá avanzar los escasos 200 mts antes de llegar a lo que se conoce como la cascada de lava donde habrá que descender en rapel y que nos permitirá llegar unos 150 mts más adelante donde se ciega el túnel. El paso a través del primer jameo lo haremos tras descender por su flanco izquierdo y Tomando la boca de entrada norte en dirección al Volcán de la Corona. Una vez dentro del jameo se desandan unos 100 mts hasta llegar a la boca de entrada sorteando bloques de piedra procedentes del desplome del techo.

Ir al trabajo completo en PDF:  http://www.cota0.com/wp-content/PDFS/corona.pdf 

Diego Serantes Vergara y Cristina Pena Muiño

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.