La Cueva de Pozalagua (Ranero, Vizcaya)

La Cueva de Pozalagua, está ubicada en las faldas de las dolomíticas peñas de Ranero, en el valle de Karranza, situado en el límite de la provincia de Vizcaya con Cantabria, se abre a 500 m.s.n.m, siendo famosa desde el año 1957 por la profusión de sus formaciones excéntricas, si bien, para los espeleólogos es más conocida por su cercanía con la Torca del Carlista, que es la sala más grande Europa y tercera más grande del mundo.

Fue descubierta fortuitamente el 28 de diciembre de 1957, debido a la detonación de un barreno en la cantera, que la empresa Dolomitas del Norte S.A. había comenzado a explotar un año antes con el fin de extraer dolomía.

Los primeros exploradores del Grupo Espeleológico Vizcaíno, pertenecientes a la Diputación Foral de Vizcaya, fueron los primeros en contemplar el maravilloso universo de Pozalagua.

Tras el estallido de la dinamita, se formó un boquete de entrada de 1,5 metros de ancho por 2 metros de alto que fue descubierto por los obreros de la cantera tras una primera confusión debido al humo y al polvo. Un trabajador apodado «Marino» descendió por el oscuro túnel con antorchas hechas con «cotón» y «fueloil», quedándose maravillado ante una belleza pétrea sin igual.

Si bien la empresa desde un primer momento decidió protegerla cambiando el eje de explotación de la cantera, la cavidad sufrió serios daños estructurales, a causa de los continuos barrenos. El alcalde de Karrantza Ruiz de Garibay, cursó ante la Diputación Foral un aviso del hallazgo, quien inmediatamente ordenó el cierre de la boca hasta que no fuera explorada por el grupo de espeleólogos, que la institución tenía a su cargo.

Durante varias semanas las gentes de Karrantza hicieron volar la fantasía llegando incluso a asegurar que la cavidad tenía varios kilómetros de desarrollo. Este no fue un hecho aislado ya que el propio alcalde del municipio mirando por el interés del valle, pensaba en una carretera ancha y hermosa para los Karranzanos.

El 21 de enero de 1958 espeleólogos del Grupo Espeleológico Vizcaíno iniciaron la primera incursión. Un extracto de un documento de la época, relata la insólita sensación de la primera exploración en la Cueva de Pozalagua.

«…El pasado domingo, un grupo de espeleólogos de la Diputación (Morales, Sojo, Nolte y Neguerela) iniciaron la exploración sistemática. Después llegamos nosotros José Mª Yohn y el que esto escribe (Francisco Echanove). A nuestros focos frontales asombrados se abrió la belleza espléndida de la primera sala. (Morales dijo:»Sala de los Pendientes»). El espeleólogo no puede explorar ni sentir la tremenda tentación de poner nombres, es algo que va unido al espíritu aventurero y descubridor. Alguien dijo después: Esto es el Palacio de Invierno, es igual que Versalles. Y es que la naturaleza no ha escatimado recursos para hacer una joya en las entrañas del monte. La nueva gruta del Ranero es la más espectacular que existe en Vizcaya: Bóvedas de veinte o treinta metros de altura, gigantescas columnas de calcita, estalactitas de alma distendida que buscan el suelo, auténticos cortinajes de piedra y luego el primor; he aquí la novedad de la cueva dormida. Siglo a siglo en el silencio y la oscuridad perfecta, el agua, el carbonato cálcico y un toque de no sé qué magia han trenzado y ensortijado toda una selva de anemolitos -la estalactita fina que, en vez de bajar perpendicular se vuelve en todas direcciones como si tuviera vida-. El anemolito es un fenómeno conocido muy poco explicado y siempre tenido por exótico e infrecuente. La abundancia de anemolitos que tiene la gruta descubierta sobra para catalogarla como un hallazgo verdaderamente excepcional.»

Los espeleólogos vizcaínos pidieron en un informe a la Diputación Foral, que se cerrara la gruta con fines protectores y que se paralizaran las actividades de explotación de la cantera.

En los meses posteriores Santos Ruiz de Garibay, Alcalde del Ayuntamiento de Karrantza y el Director Gerente de la Empresa Dolomitas del Norte S.A se reunieron con el presidente de la Diputación Foral y el Gobernador Civil con el fin de hacer una calzada apta para vehículos de turismo desde la carretera general hasta la cueva, aportando cada una de estas entidades ayudas económicas.

Pese a las grandes posibilidades de convertirse en lugar emblemático para el interés turístico, tanto el Gobernador Civil como los diputados se quedaron maravillados con la Cueva de Pozalagua y con la cercanía de ésta, con la Torca del Carlista con un volumen tan grande que la convertía en la sala más grande de Europa y una de las más grandes del mundo.

Plantearon un plan inicial, que incluiría la obra de una carretera hasta el Barrio de Ranero en primera instancia, para posteriormente, estudiar la posibilidad de hacer un túnel que uniera «esos dos asombros de la naturaleza, Pozalagua y la Torca del Carlista» dejando para el final la terminación del tramo de carretera de Ranero a Pozalagua.

En septiembre de 1958, el Alcalde Karrantza hace pública la noticia de la apertura pública de la cavidad, con medidas como la contratación de un guía y la habilitación de una barandilla para que los visitantes no puedan acceder a las formaciones.

A medida que avanzaba el frente de la cantera, más se resentían las formaciones secundarias a causa de las vibraciones y ondas transmitidas por los barrenos de dinamita. Las numerosas fracturas, junto a un cambio climático en los parámetros medioambientales de su atmósfera debido a la abertura de la entrada de modo artificial, produjeron una desecación parcial en la cavidad, perdiendo para siempre y de forma irreversible su estado primigenio.

Ernesto Nolte y Aramburu escribió en el periódico el 18 de Junio de 1966 una terrible noticia titulada: «Los barrenos y la incultura están destruyendo Pozalagua» «…en nuestra reciente visita, la alegría se ha trocado en inmensa tristeza. La cueva ha visto la mano salvaje y desnuda de personas desaprensivas, quienes han mutilado gran cantidad de estalactitas y estalagmitas que tenían a su alcance. Para colmo de males, la desgracia se ha unido de la mano de la técnica moderna. Las contiguas descargas y barrenos de la contigua cantera de dolomita y debido a la fuerza de la onda de expansión, han realizado una labor de destrucción rápida en contraposición con los miles de años que tardó la caverna en cuajarse de las mejores enganaduras  que la naturaleza le proveyera. La alarma está dada pero desgraciadamente ya no se puede volver atrás.

Inmensos bloques, columnas estalactíticas se han desprendido de los techos cayendo en algunas salas, sembrando por doquier el desorden y el caos. Y no se nos tenga por pesimistas. Para aquellos que la vimos hace nueve años, hemos observado ahora la más salvaje profanación. La gallina de los huevos de oro se está muriendo y de no poner remedio perentorio, harto difícil, la espeleología provincial y de rechazo la mundial perderá una de sus joyas más caras y difíciles otra vez de encontrar. El réquiem se está preparando. La espeleología se halla de luto»

En tan sólo una década, las visitas furtivas y las desarrolladas con fines lucrativos acabaron de malograr la delicada salud del medio subterráneo, tomando la Diputación Foral de Vizcaya la determinación de cerrarla de forma continua.

La paralización de la cantera a causa de la cueva, por parte de los directivos de la empresa produjo «disconformidades», culminando con la colocación de una impresionante carga de dinamita que causó un destrozo indescriptible.

Durante años una puerta de hierro, que fue arrancada en diversas ocasiones, salvaguardó uno de los mayores patrimonios naturales de Vizcaya, hasta que en el año 1991, la Diputación Foral de Vizcaya, promovió la habilitación turística de la cavidad a lo largo de tres fases.

En la primera fase se habilitó un tramo de pasarela metálica hasta el comienzo de la Sala de Versalles, y se instaló la primera red eléctrica con potentes focos siendo algunos de diversos colores. Debido al alto grado de humedad que ronda el 100% los focos no tardaron en fundirse y provocar graves cortocircuitos.

En la segunda fase se instaló una pasarela hasta el corazón de Versalles, mejorándose la instalación eléctrica y colocando en el exterior una caseta que salvaguardaba al guía de la cueva en caso de tormenta.

En la tercera y última fase se cambió todo el cuadro eléctrico, se instaló la pasarela por todo el recorrido de la cavidad y se comenzó la edificación de un edificio de acogida para que sustituiría a la caseta de los guías. En este tiempo también se habilitó el acceso a las cuevas arreglando la carretera y el aparcamiento colindante a la cueva.

Agradecimientos

Este reportaje histórico, me ha hecho conocer de primera mano la historia de una cueva única a nivel mundial, compartiendo grandes momentos con un fantástico equipo de investigación, con el que he tenido el honor de trabajar a lo largo de dos años.

La recopilación de datos en el archivo histórico, me llevó a conocer al veterano espeleólogo del G.E.V., Alejandro Ugalde, quien ha rescatado del olvido, fotogramas de una gran relevancia histórica, porque gracias a ellos, pude conocer las primeras exploraciones en la Pozalagua.

Por último y no menos importante quiero agradecer a las diversas instituciones su apoyo económico, gracias al cual ha sido posible realizar el estudio de la Cueva de Pozalagua.

Bibliografía

Grupo Espeleológico Vizcaino, 1959. Memoria de la Asamblea Regional de Espeleología. Carranza 1958. Editada por la Excma. Diputación Foral de Vizcaya.

Senent, Juan & Lladó, Arminsén. 1960. Resultados de una campaña espeleológica en el valle de Carranza. Inédito Fondos Diputación Foral de Vizcaya – Kobie KF647. Barcelona, pp. 1-7.

Varillas,Vicente, 1964. Estudios Sociográfico de Carranza. Diputación Foral de Bizkaia.

Nolte y Aramburu, E., 1968. Catálogo de Simas y Cuevas de la provincia de Vizcaya, pp. 26-27.

Español, Francisco. 1974. Fauna Subterránea. Kobie nº 5. Bilbao, pp. 10-11.

Salgado, José María. 1977. Nuevos datos sobre Entomofauna Cavernícola. Kobie nº 7. Bilbao, pp. 130-133.

 

Texto y Fotos: Jabier Les Ortiz de Pinedo. Sociedad de Ciencias Espeleológicas Alfonso Antxia.

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.