Un tesoro subterráneo de 65 kilómetros explorados

Con 6 millones de años de antigüedad y una extensión de 65 kilómetros, la cueva de Es Pas de Vallgornera es, sin duda, uno de los tesoros geológicos más importantes de Europa. Su morfología y los restos paleontológicos hallados en su interior, la convierten en un fenómeno natural único en su categoría, merecedor, en opinión del GOB, de figuras proteccionistas más restrictivas como la de Monumento Natural. En la actualidad, está calificada como Lugar de Interés Comunitario (LIC), tutelada por la Unión Europea, y gestionada por el Govern, al que los ecologistas han solicitado en reiteradas ocasiones la desclasificación de los terrenos. El GOB argumenta para ello que los solares no cumplen los requisitos para ser suelo urbanizable y exigen por tanto su exención.

Fue descubierta en 1968 por pura casualidad, cuando se excavaba el pozo negro de un hotel. En origen, los espeleólogos tan sólo hallaron seis kilómetros de galerías, hasta que en 2004 se toparon sorprendentemente con el resto de la caverna. Se sabe, sin embargo, que es mucho mayor. Según explica el presidente de la Federación Balear de Espeleología, Guillem Mulet, la cueva tiene otro nivel aún inexplorado, nueve metros por debajo del nivel del mar.

Calculan que se creó durante la era del Mioceno, tras el movimiento de la placa tectónica de la marina de Llucmajor, a consecuencia de la progresiva erosión química que se genera cuando el agua de lluvia y el mar entran en contacto con el CO2, relata Mulet. Pero la cueva, al margen de su riqueza natural, cobija otro tesoro; un cráneo intacto de Miotragus Anticus, una cabra prehistórica antecesora de las halladas en la isla –que se remonta casi tres millones de años atrás–, hoy día uno de los pocos descubiertos, objeto aún de investigación.

Preguntado por el alcantarillado, Mulet es partidario de que se ejecute, siempre que se haga de forma rigurosa y se aumente el número de bombas impulsoras, un detalle técnico que el alcalde asegura tener previsto. Mulet afirma que los pozos negros son más perjudiciales al ser propensos a las filtraciones y que la red prevendrá su contaminación.

diariodemallorca.es

M. C. PALMA

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.