Carmen Portilla Fernández

Carmen Portilla nació el 4 de enero de 1957 en México D.F. (México).

Actualmente pertenece al Grupo Espeleoloxía Gorfolí de Asturias. Ha pertenecido al Grupo de Espeleología Telefónica, al Grupo de Espeleología del Grupo de Empresa Standard STD (Secretaria de Espeleobuceo), al Grupo Bath (Secretaria de Espeleobuceo) y al Grupo de Espeleología Mediterráneo. En 1975 se licenció en Sociología, en la especialidad de Antropología.

Es Instructora de FEDAS – CMAS, de OPEN WATER ACUC, de FEDAS de Buceo en Grutas, de Nitrox – IANTD y ACUC. Es Cave
Diving Instructor ACUC, Buceador Trimix – IANTD y Buceador Full Cave – TDI. Ha realizado cursos de Oxigenación DAN, Primeros Auxilios y Rescate de la ACUC.

Desde enero del 2009 es la directora del programa de TVE “Al Filo de lo Imposible”.

¿Cómo llegaste a la Espeleología?

Por casualidad. Al terminar COU una amiga de toda la vida y yo decidimos apuntarnos a un curso de vela. Esta actividad era bastante cara y no nos alcanzaban los ahorros. Mi amiga vio en algún sitio el anuncio de un curso de espelo bastante barato y sin pensárnoslo dos veces nos apuntamos. No teníamos ni idea del tipo de actividad en la que nos íbamos a iniciar. Tenias que ver las caras que se nos pusieron cuando vimos el material que íbamos a usar.

¿Qué has encontrado en la Espeleología y sobre todo en el Espeleobuceo, que otra actividad no te ofrezca?

He encontrado una actividad con la que disfruto mucho y un grupo de personas con gran sentimiento de equipo. Ya sé que suena a tópico pero es así, mi vida ha girado en torno al espeleobuceo. He probado otras actividades y me han gustado, pero especializarse en una y tan técnica como el espeleobuceo te obliga a no dispersarte.

Llegaste a la Espeleología en 1975, y ya en 1976 realizas un curso de buceo autónomo y te especializaste en espeleobuceo.  ¿Continúas alternando esta actividad con la exploración de cavidades?

No, desde hace más de diez años prácticamente no hago nada de espeleo seca, sólo si hay que recorrer alguna galería detrás de un sifón.

Siempre me he sentido más cómoda en el agua. De hecho en cuevas que requerían agilidad, con muchos pasos acrobáticos  lo pasaba mal. Sin embargo en cuanto llegaba a lagos y había que nadar notaba que me encontraba en mi medio, disfrutaba mucho.

Has vivido los grandes cambios en las técnicas y en los equipos espeleológicos y de buceo ¿Añoras algo de aquellos viejos tiempos?

Cuando descubres una actividad que te llena mucho y la practicas por mucho tiempo, siempre añoras situaciones del pasado. En mi caso, recuerdo lo bien que me lo pasaba y una fuerte sensación de pertenecer a un grupo muy integrado y con ganas de hacer cosas. Cuando me inicié en espeleo, los arneses los hacíamos con trozos de cuerda y se usaba escala. Inmediatamente se empezaron a probar los bloqueadores con doble cuerda. Esta evolución técnica me facilitó llegar a más sitios que cuando solo se usaba escala.

En buceo la evolución ha sido meteórica y siempre las renovaciones de material han sido para mejor. Me considero una privilegiada
pues tuve unos excelentes instructores que nos dieron mucha caña, lo que nos permitió alcanzar soltura y gran nivel.

Continúas desarrollando una extensa labor que te ha llevado a explorar algunas de las cuevas inundadas más importantes de España. ¿Con qué cavidad entre las que has estado explorando en España te sientes mas vinculada? ¿Y por qué?

Sin duda con La Fuentona, siempre ha sido mi cueva preferida. La exploración se inició a finales de los 70 nos sirvió para aprender mucho sobre todo en lo relacionado con los efectos de la profundidad. Tiene una zona aérea entre sifones de grandes dimensiones y muy bonita. La poza exterior es de cuento de hadas, rodeada de un bosque de Sabinas.

En La Fuentona he pasado momentos muy intensos en exploraciones y en convivencia con compañeros del grupo. En mi habitación tengo una foto de la poza en invierno, así que disfruto del paisaje cada día.

Has recorrido medio mundo explorando cavidades inundadas y buceando en lugares insólitos ¿De cuál de esas aventuras guardas mejores recuerdos?

Tengo muy buenos recuerdos de la primera gran expedición en la que participé, la exploración del Túnel de la Atlántida en  Lanzarote a principios de los 80. Fue la primera vez que sentí que formaba parte de una expedición de gran envergadura. Nos mediamos con grupos reconocidos internacionalmente que habían estado previamente.

Hicimos un trabajo insólito para un grupo español en esta época. Se exploraron más de 1.700 mts de túnel inundado con puntos en los que la profundidad alcanzaba -70 mts. Se usaron torpedos y lo más “puntero” se fabricó una burbuja para realizar las largas descompresiones en seco, se usó oxigeno en la parada de -6 y Pepe Medina, nuestro instructor y líder de expedición, desarrollo un programa informático para estas inmersiones que se salían de las que contemplaban las tablas de buceo recreativo

Durante tres años trabajaste en la secretaría de la Federación Madrileña de Actividades Subacuáticas, ¿Cómo fue tu trabajo allí?

Fue un trabajo de tipo burocrático, aunque como estaba muy implicada en el tema de las actividades subacuáticas colaboré en muchas actividades de desarrollo y promoción.

¿El ser mujer, te ha supuesto alguna ventaja o desventaja en unas actividades practicadas en este país mayoritariamente por hombres?

Aunque parezca contradictorio he tenido ventajas en algunos aspectos y desventajas en otros. La ventaja es que siempre te cuidaban un poco más, aunque había que plantarse para realizar los mismos  turnos y jornadas que los chicos y demostrar que podías hacer lo mismo. A nivel mediático destacaba más ya que en esos momentos era la única chica, pero cuando teníamos que ayudar en un rescate a mí  siempre me ponían pegas y era a la única que le pedían la titulación.

En general mis compañeros me aceptaban como un miembro más, aunque ya sabes, siempre había algún cantamañanas. Siempre fui consciente de que tenía que demostrar continuamente que “podía hacerlo” y mantenía mucha disciplina en algunos aspectos como no dejar que me cargaran el equipo por mucho que pesara o aprender a usar el compresor como los demás. Hubo momentos de mucha lucha interior.

¿Crees que la participación femenina en la Espeleología está muy alejada del índice de participación masculina?

Creo que actualmente hay muchas más chicas tanto en espeleo como en espeleobuceo, aunque desconozco las estadísticas de
federados/as o a nivel de participación. El año pasado estuve en un congreso en Barcelona  sobre  Mujer y Espeleología y me encantó ver a tantas chicas con gran nivel e implicación.

¿Qué crees tú que aleja a la mujer de ésta actividad? ¿Y cuáles crees que son los atractivos que podrían atraerla?

Creo que a la mujer le puede alejar o atraer lo mismo a que a los hombres por lo menos antes de plantearse tener hijos. La espeleo es una actividad que tienes que tener muy claro que te gusta pues es sacrificada y sólo se disfruta si lo haces convencido.

Has vivido momentos inolvidables del espeleobuceo a nivel nacional ¿Qué anécdotas te vienen ahora echando la vista atrás?

Cuando salía de una jornada de exploración en el Pozo Azul y una señora se puso a gritar porque pensaba que era un bicho o un extraterrestre.

¿En qué proyecto de exploración te encuentras “embarcada” actualmente?

Actualmente estoy en segunda línea en cuanto a exploración. Participo en actividades de exploración de muchos amigos en distintas partes de España pero no lidero ninguna. Voy ocasionalmente a echar una mano en días concretos. Aporto mis
conocimientos y si es menester porteo material.

Se están llevando exploraciones en  muchas zonas y  en estas exploraciones participan personas de varias comunidades diferentes. En espeleobuceo nos conocemos casi todos y hay ocasiones en las que colaboran en un proyecto espeleobuceadores de varios  puntos de España.

Desde 1985 al 2008 fuiste la Coordinadora y especialista en espeleobuceo y buceo técnico de “Al Filo de lo Imposible”; y desde enero del 2009 eres la directora de este programa emblemático de TVE. ¿Esperabas que recayeran en ti las riendas del programa?

Ninguno  en el programa esperábamos que en RTVE se fuera a producir un ERE de tanta envergadura y en que Sebastián dejaría el
programa. En el año 2008 la Dirección de RTVE me propuso continuar con el trabajo iniciado por Sebastián Álvaro en 1985, consulte con el equipo habitual y decidí aceptar el ofrecimiento.

Desde 1985 trabajaste con Sebastián Álvaro ¿Qué valoras de vuestro trabajo junto a él?

Su entusiasmo, capacidad de trabajo y facilidad para abordar proyectos complicados.

¿Cómo fueron los comienzos del programa?

Recuerdo la ilusión y entusiasmo en todo el equipo. Trabajamos muy duro ya  que era un tipo de programa muy nuevo y diferente a lo que se producía en TVE. Tuvimos que buscarnos la vida para encontrar las cámaras adecuadas, sistemas de iluminación, incluso fabricar carcasas para grabar dentro de cuevas inundadas.

¿Cuáles son las nuevas líneas y los nuevos proyectos en los que se embarcará “Al Filo de lo Imposible” en un futuro?

Actualmente estamos trabajando en una miniserie de 6 capítulos dedicados a varios de los especialistas que han pasado por el programa y que siguen activos en sus especialidades.

Estamos preparando para el año que viene nuevos proyectos en los que mostraremos actividades variadas contadas por sus protagonistas. Y queremos dar impulso a jóvenes que despuntan en los deportes de aventura.

Si nos paramos a pensar lo complicado que es poder filmar dentro de una cueva ó sima ¿Cómo es el rodaje en una cavidad inundada?

Pues un poco más complicado ya que a la falta de luz, hay que añadirle la imposibilidad de una comunicación verbal y la limitación del aire de las botellas. Con los años hemos desarrollado formas de organizarnos  para que las grabaciones sean seguras y efectivas.

Las grabaciones se preparan con antelación  y se deja muy claro el papel de los iluminadores. Para que te hagas una idea, es
como si llevaras ensayada una coreografía. El equipo lleva muchos años trabajando junto y las acciones están ensayadas y automatizadas. Aunque esto no te libra de días en los que todo sale al revés, gajes del oficio.

Eres autora junto a Andrés Rosa, José Llamusí y Ángel Ortego del Manual Fundamentos Básicos del Buceo en Cuevas y grutas, editado por el Centro Excursionista de Cartagena en 1997. ¿Has publicado algún nuevo manual desde esa fecha?

No, manuales como tal no. He publicado artículos en revistas y expuesto temas en conferencias.

¿Tienes en mente publicar algún nuevo libro sobre espeleobuceo en un futuro?

No en plan de manual, aunque no descarto escribir sobre exploradores o exploraciones que han sido importantes en nuestro país.

Ya te comenté que yo ya no estoy en primera línea, creo que los manuales deben escribirlos los que están explorando o innovando en materiales.

¿Cómo ves el panorama actual de la Espeleología y el Espeleobuceo?

Creo que se están haciendo grandes exploraciones y en el tema del espeleobuceo destaco que empieza a haber  proyectos de configuración internacional, lo que sin duda enriquecerá estas exploraciones. Por otro lado, también quiero destacar que se han
incorporado al mundo del espeleobuceo nacional personas que no vienen del mundo de la espeleología que llegan con muy buena formación ya que actualmente hay excelentes cursos para introducirse en este mundo aunque a veces no llegan a entender la filosofía de trabajo de equipo imprescindible en espeleología.

¿Qué supone para ti que la competición haya llegado a nuestra actividad, la Espeleología?

No le veo sentido. Creo que las federaciones de espeleo deberían promover la exploración en equipo y los proyectos de grupo y no
derivar recursos a las competiciones. Desconozco si están obligadas por el tema de subvenciones  estatales, pero habría que hacer entender a los responsables de la política deportiva nacional  que no todos los deportes deben promover las competiciones y que algunos como el nuestro requieren para crecer de otro tipo de política deportiva.

Una curiosidad a este respecto. Hace un par de años conocí a una chica que era campeona de espeleología de España (o algo así), el
campeonato de realizó en un sinfín de un gimnasio. Esta chica prácticamente no había bajado a ninguna sima y le daba cierto miedo.

¿Crees que este tipo de competiciones son base fundamental para crear una “cantera” bien preparada para el salto a la exploración de las grandes cavidades de nuestro país?

Creo que queda contestada con al anterior. La cantera se consigue explorando, colaborando con grupos de exploración al principio como porteadores y poco a poco haciendo trabajos como la topografía, etc…

Motivando a la gente joven dándoles oportunidades y haciéndoles ver la importancia de su trabajo para el grupo.

¿Entiendes que nuestra actividad no esté lo suficientemente reconocida por organismos y otros entes?

Creo que la espeleología es una actividad muy poco mediática y esto hace que sea desconocida. De cara al mundo actual donde impera el marketing y la  cultura del pelotazo pues no es tan vistosa como la alta montaña. Los valores que promueve no son los que imperan actualmente. Si te fijas en otras actividades como la alta montaña todos hablan de la importancia del “equipo” pero la fama mediática y la gloria se la suele llevar una persona, siempre alguien destaca sobre el resto del equipo. En espeleología no se da tanto esta situación. Actualmente está de moda el personaje protagonista, no triunfan los coros sino el solista.

El mundo subterráneo es frío, oscuro, húmedo. Los espeleólogos salen siempre llenos de barro. Habría que ver de qué manera se
puede mostrar más el atractivo al público. En espeleología  los objetivos no son tan claros, no siempre hay una cumbre y es mucho más difícil de entender cuál es la meta. Muchas exploraciones se producen en varias generaciones y el gran público entiende
mejor las historias rotundas, con un principio y un claro final.

En resumen, es complicado entender nuestra actividad si no se ha practicado.

Tus próximos proyectos.

Me gustaría volver a algunas de las cuevas que exploré en los 80 como el Túnel de la Atlántida. Seguir colaborando con mis amigos que están prospectando nuevas zonas. También quiero aprender el uso de Rebrither (reciclador de gases) para dar un salto cualitativo en mis actividades de buceo.

Algo que te gustaría comentar y que nos hayamos dejado en el tintero….

Después de este testamento, no se me ocurre nada más.

Un deseo espeleológico para el futuro.

Que los responsables de Medio Ambiente profundicen en el conocimiento de esta actividad y otras relacionadas con el contacto con la naturaleza y que regulen las entradas si es necesario pero permitiendo que se puedan seguir explorando y desarrollando actividades de espeleología, descenso de barrancos y otras actividades en entornos de Parques Naturales y Nacionales.

Que se mantenga a la filosofía de trabajo en equipo y convencimiento de la práctica de la actividad evitando masificaciones.

Fotos: Propiedad de Carmen Portilla

Una respuesta para "Carmen Portilla Fernández"

  1. Jesus   17 agosto, 2011 at 12:26 PM

    Estimada Carmen, tras leer la entrevista con gran curiosidad, pues ver a una mujer en labores de espelobuceo (al igual que en otras variantes de la espeleo) me resultaba interesante, me ha llamado mucho la atención las respuestas sobre preguntas de competición, está claro que para gustos colores, y opiniones a montones, igual de respetables, pero me gustaría comentarte mi opinión para dejar constancia, y es que las competiciones (ya sean como bien comentas por cuestiones “subvencionables” o no, ofrecen la posibilidad de formar con mayor seguridad a futuros espeleólogos desde edades muy muy tempranas.
    Si que es cierto que un espeleólogo nace en una cueva y no en un sinfin, pero… se de buena mano que la competición no hace mal a nadie porque actualmente es la única fuente económica para deportistas espeleólogos, pues este es un mundo muy dificil en el que crecer y hacerse hueco.
    Te digo lo de buena mano porque mi club (aunque no tengamos una cueva mamut o una krubera) realiza labores de exploración importantes y contínuamente ya desde hace más de 35 años, es un club puntero en cuestiones bioespeleológicas y aunque pueda parecer contradictorio, tiene a campeones de españa de técnicas que lo llevan siendo 5 años, y que además saben lo que es una sima, pero bien sabido, una raja estrecha en la que solo hay polvo y mientras bajas dices “que cojones hago yo aqui” y a la semana siguiente encima vuelves…
    Quiero decir que es totalmente compatible una cosa con otra si se sabe llevar bien, el enfoque competitivo de las federaciones es el verdadero problema, y te vuelvo a repetir que hay una mujer pentacampeona de españa (distinta a la que tu conociste) que lleva toda su vida haciendo espeleo y ha explorado varios centenares de cavidades.
    Un saludo grande y mi mas sincera enhorabuena por tu trayectoria como espeleologa.

    Responder

Sube un Comentario

Tu email no sera publicado.